+34 915348516

Dibujar paisajes es una tarea compleja si no prestamos atención a los detalles intrínsecos en la naturaleza. Los materiales pueden llegar a ser infinitos y hay muchas habilidades para desarrollar. Pero no es nada que con la práctica y un poco de ayuda no puedas aprender.

Para orientarte un poco en tu tarea, te presentamos algunas nociones básicas del paisajismo y los detalles de nuestras clases de verano de paisaje natural  para que sigas dándole duro a tus talentos de mano de los mejores. 

¿De qué se trata dibujar paisajes en la pintura?

Las escuelas de arte han llamado al dibujo de paisajes arte paisajista o paisajismo. Se trata de la representación de paisajes con elementos de la naturaleza como montañas, ríos, océanos, bosques, y vegetación.  Donde lo que predomina es justamente el escenario natural en una vista amplia, aunque la composición pueda incorporar  otros elementos.

Hoy día la noción de paisaje se ha ampliado hacia otros subgéneros también, como el urbano, donde se retrata la cotidianidad de la ciudad y sus espacios de una manera muy amplia. O hacia la representación de paisajes oníricos surrealistas. Paisajes del espacio, la luna, industriales, fluviales y otros. 

No es el tipo de pintura favorito de los artistas, ni el estilo más laureado. Las formas más famosas de arte alrededor del mundo asociadas a este estilo vienen desde frescos y representaciones funerarias de Grecia, Egipto y Asia donde el paisaje no está explícitamente definido. Sin embargo, es un estilo que requiere de mucha perspectiva, escalas y concepto para poder lucir coherente. 

Tipos de paisajes 

Aunque los paisajes pueden llegar a ser infinitos según la concepción del artista, hay 3 tipos claves para entender hacia dónde se inclina nuestra pintura. 

El primero es dibujar paisajes sublimes o cósmicos.

Son paisajes que representan un escenario que no necesariamente es real. El hombre en ellos se encuentra perdido y la naturaleza es salvaje y grandiosa. 

El mejor ejemplo lo encontramos en las composiciones nórdicas de Europa y alemanas como Friedrich.  Las representaciones del espacio, la luna, el sistema solar y los sueños, entran también en este reglón. 

El segundo es el paisaje de la Naturaleza dominada

Donde la magnanimidad de la naturaleza no es avasallante respecto al hombre y no transmite una situación de amenaza. Los lugares suelen ser identificables y sencillos, decantándose la mayoría de las veces en un paisaje topográfico. Los representantes más conocidos de este tipo de paisajismo suelen ser los maestros holandeses del siglo XVII.

El tercero es la Naturaleza colonizada

Característica de los artistas italianos nos habla de la forma en que los hombre han podido pactar con la naturaleza para que actúe a su favor. Vemos entonces puertos con barcos, campos cultivados, llanuras con casas.

En este tipo de paisajismo aunque la naturaleza se representa grandiosa o ideal, siempre hay detrás de ella un discurso o una historia oculta que enaltece la obra humana. 

¿Qué materiales necesito para dibujar paisajes?

Cuando hablamos de paisajismo nos referimos al tipo de representación que hacemos y no a la técnica que utilizamos, de modo que cada quién según sus intereses puede utilizar grafito, tinta, pastel, acrílico, óleo o cualquier otro material. Y lo mismo con la superficie, tomando en cuenta que los materiales sean compatibles. 

Es decir, si vamos a trabajar Acrílico, lo mejor es que el lienzo no sea de papel por ejemplo. 

¿Por qué es ideal hacer un curso de dibujo de paisaje natural?

Porque en el curso de verano no solo aprendemos a dibujar o a pintar un paisaje, sino que también aprenderemos sobre lo que sucede desde la perspectiva del artista. 

Es decir, cómo miramos, cómo asumimos el entorno, qué nos transmite y cómo nos relacionamos con él. 

La idea es aprender a utilizar un cuaderno de viaje donde podemos recolectar paisajes y escenas de una manera muy personal, que a partir de cada escenario se convierte en un arranque creativo  donde el artista aprende a elaborar sus propios discursos desde la práctica. Y el caballete se convierte en un aliado para que cada quien desarrolle su estilo aplicando lo que teóricamente aprendemos. 

Son cursos adaptados a todos los niveles y destrezas con un tratamiento muy personalizado. Donde se aprenden sistemas de dibujo y pintura necesarios para la toma de bocetos y apuntes rápidos. 

Lo mejor de todo es que las clases pueden ser acordadas en los horarios de tu preferencia, además en cualquiera de las sedes de Taller Salamandra y además guiados por artistas profesionales con muchísima experiencia y técnica. 

Abrir chat
1
Hola 👋
Te ayudo en lo que necesites