Todos los proyectos artísticos persiguen unos resultados estéticos definidos que tratan de provocar sensaciones en los receptores. Por ejemplo, en un desfile de moda se emplean diferentes colores según la estación del año. Para pintar cuadros de determinados paisajes se emplean unas gamas de colores concretos y en una película, según la ambientación, se puede apreciar ciertos colores predominantes en el decorado. Este uso deliberado de la escala cromática surge de la teoría del color. El nuestras clases de pintura trabajamos de forma aplicada aspectos desarrollados en este artículo.

Estas combinaciones de colores, aunque puedan parecer casuales, no lo son. Están pensadas y planificadas de antemano con la finalidad de transmitir una sensación o un mensaje al espectador. Para conseguir las combinaciones adecuadas, los profesionales emplean la teoría del color. En este post te contamos todo lo que necesitas saber para entenderla.

Qué es la teoría del color

La teoría del color se trata de una serie de normas y reglas que establecen las pautas y los fundamentos en torno a la combinación de colores. Gracias a ella, se pueden conseguir combinaciones armoniosas de colores y también se puede saber cómo crear cualquier color a través de la mezcla de otros colores.

Cómo funciona la teoría del color

La teoría del color se basa en el uso de dos tipos de colores. Los colores de luz, por un lado, son los emitidos por fuentes de luz como los focos y las pantallas y se basan en tres colores primarios, el rojo, el verde y el azul, que combinados entre sí dan lugar a todos los demás colores.

Por otro lado, los colores de pigmento son los que se usan en la pintura. En este caso, los colores primarios son el amarillo, el cian y el magenta y con la combinación de ellos se consiguen los demás colores.

Cuando unimos dos de los tres colores primarios a partes iguales se crea un color secundario. Y he aquí lo interesante. Un color secundario tiene otro color que siempre será su complementario. Se trata del color primario restante que no se utilizó en la mezcla. De esta forma, al utilizar un color secundario en conjunto con su complementario, obtenemos combinaciones de colores seguras que siempre serán armoniosas y producirán excelentes resultados visuales.

Principios de la teoría del color

La teoría del color es fundamental para llevar cualquier proyecto creativo a buen puerto. Hay personas que cuentan con un talento natural para saber elegir combinaciones de colores y entender el efecto psicológico que producen sobre los usuarios, pero muchas otras no. Por esa razón, es fundamental entender cómo funciona el círculo cromático, cuáles son los colores complementarios y cómo escoger tonalidades y gamas adecuadas que vayan en resonancia con la respuesta emocional que deseamos provocar con nuestros proyectos.

El círculo cromático

El círculo cromático es una herramienta gráfica de forma circular donde se puede observar de forma fácil el contraste entre los diferentes colores, así como la armonía entre ellos. Se creó en 1436 como una versión sencilla que incluía sólo colores primarios. Con el tiempo ha ido evolucionando. Actualmente, hay varios modelos de círculos cromáticos, cada uno con sus variaciones, pero todos permiten seleccionar visualmente distintos colores para crear combinaciones equilibradas.

Atributos del color

Los colores tienen muchos matices diferentes. No basta con decir azul, ya que no existe un único tipo de color azul. Por eso, para describir un color con exactitud hay que hacerlo teniendo en cuenta sus tres atributos esenciales, que son: tono, saturación y luminosidad.  El tono hace referencia a lo que todos conocemos como los colores habituales, rojo, amarillo, azul, etc. La saturación se refiere a la intensidad u opacidad del color. Por último, la luminosidad se refiere al grado de claridad de un color y describe su intensidad luminosa.

Armonía del color

La armonía del color son las diferentes combinaciones en que se pueden escoger entre los diferentes colores del círculo cromático para crear asociaciones equilibradas. Normalmente, en las composiciones de colores hay tres colores que se relacionan entre sí. El color dominante es el que domina en la composición por ser el más extenso. El color tónico es el complementario del dominante y es el más potente en cuanto a tono, saturación y luminosidad. Por último, está el color de mediación que hace de puente entre los dos colores. Dentro del círculo cromático está ubicado cerca del color tónico.

Teoría del color: combinaciones

Teniendo en cuenta lo anterior, se pueden escoger diferentes combinaciones armoniosas de colores partiendo de un color dominante. Para esto se pueden seguir diferentes fórmulas. La mayoría se basan en la rueda cromática.

    • Monocromática: se escoge un color dominante y se crean diferentes tonos añadiéndole diferentes cantidades de blanco o negro.

    • Análoga: en el círculo cromático se selecciona un color dominante y se escogen los dos o tres colores que se siguen los unos a los otros en la rueda.

    • Complementarios: son los colores opuestos en la rueda. Se determina el dominante y el color complementario es el que esté justo en frente en línea recta.

    • Complementarios divididos: una vez seleccionado el color dominante, se busca el complementario y en lugar de elegir ese color, se escogen los dos colores, uno a cada lado, del complementario.

    • Tríada: consiste en dibujar un triángulo equilátero en el centro del círculo cromático y seleccionar los tres colores que rozan los vértices.

    • Tetraédrica o complementarios dobles: esta fórmula se realiza dibujando un rectángulo en el círculo y escogiendo los cuatro colores de los vértices. También se obtiene el mismo resultado si se dibuja una X. Al final, conseguirás dos pares de colores complementarios.

Modelos y espacios de color usados en diseño y fotografía

Los entornos del diseño, la fotografía y, por añadido, de la imprenta exigen una gran precisión a la hora de definir los colores que se van a usar. Para explicarlo de forma sencilla, cuando un diseñador elige un color y quiere que sea siempre reproducido con exactitud, lo define con un modelo de color que especifique con precisión sus características tanto respecto al tono (lo que conocemos como color), como al valor (la luminosidad).

    • RGB: es el modelo más común de color aditivo. Se llama RGB por las iniciales en inglés los nombres de los tres colores primarios que lo componen (Red, Green And Blue o  rojo, verde y azul) y que se usan para crear los demás colores. Es el modelo de color que se emplea en los dispositivos digitales.

    • CMYK: es un modelo de color sustractivo. Deriva de la versión antigua y tradicional del modelo coloración utilizado en las artes plásticas como la pintura. Es una versión moderna que se emplea en la impresión a color y que consta de cuatro colores cian, magenta, amarillo y negro. El nombre se obtiene por las iniciales en inglés de los nombres de estos colores.

    • HSL: en este modelo de color los colores se definen por sus tres atributos principales, el tono, la saturación y la luminosidad. Se representa gráficamente como un doble cono y se emplea para crear paletas de colores coherentes.

    • HSV: modelo de color similar al HSL, donde los colores se defines por sus atributos de tono, saturación y luminosidad. Sin embargo, hay diferencias en los parámetros que se emplean en las paletas. Este modelo de color se utiliza más en fotografía.

    • Lab: es un modelo de color que consta de tres canales: luminosidad, A y B. Es el modelo de color que más se asemeja a la forma que tiene el ojo humano de percibir los colores.

    • RYB: es el modelo tradicional de coloración y permite obtener una gama bastantante amplia a partir de los tres colores primarios: amarillo, rojo y azul.

    • sRGB: este modelo  de coloración nace a partir del modelo anterior, el RYB y consiste en la gama cromática completa que se obtiene de mezclar los tres colores primarios de dicho modelo.

    • Pantone: se trata de una guía de color donde los colores están identificados por un código. Se inventó con el objetivo de crear un lenguaje cromático universal.

Qué teorías del color existen

Si recordamos lo que es la teoría del color veremos que se refiere al conjunto de normas por las que se regulan los fundamentos básicos de la creación de colores y sus combinaciones. Sin embargo, no existe una única teoría del color. A lo largo de la historia diferentes artistas y científicos han creado diferentes principios aplicados a la teoría del color que siguen teniendo relevancia a día de hoy.

Teoría del color de Mayer

Se trata de una teoría del color aplicada a la síntesis o mezclas de diferentes colores y a la medición colorimétrica. Su creador fue Tobías Mayer un cartógrafo, astrónomo y matemático alemán que afirmó que los colores se pueden sintetizar a partir de la mezcla de tres pigmentos primarios que son el rojo, el amarillo y el azul. A estos se les puede añadir, además, sus variaciones claras y oscuras añadiendo más o menos blanco o negro. Esta teoría del color dio lugar al sistema de coloración RGB.

Teoría del color de Goethe

Goethe fue un dramaturgo alemán que con su obra “ La teoría del color” sentó las bases de lo que hoy se conoce como psicología del color. En dicha obra el autor asociaba a cada color una propiedad o cualidad. De este modo, el rojo quedaba asociado con lo bello, el azul con lo común, el verde con lo útil, el naranja con lo noble, el amarillo con lo bueno y el púrpura con la imaginación.

Teoría del color de Kandinsky

De pensamiento similar al de Goethe, Kandinsky, abogado y pintor ruso, desarrolló toda una teoría sobre el efecto psicológico del color. Argumentaba que el color puede afectar al estado de ánimo de quien lo observa. Y lo que él pretendía con sus cuadros era crear, precisamente, experiencias emocionales a través del color en los espectadores. Para él, colores fríos como el azul podrían facilitar el bienestar al ser tranquilos y tenues, mientras que los colores cálidos y vivos podrían ser duros y molestar.

Teoría del color de Chevreul

Chevreul fue famoso por elaborar la teoría del contraste simultáneo de colores. En ella explicaba lo que más adelante la ciencia ha podido constatar: que un mismo color se percibe de una forma diferente dependiendo de los colores por los que está rodeado.  Con el tiempo se ha demostrado que esto es totalmente cierto, ya que el cerebro varía el tono, la saturación y la luminosidad de un color pues cuando lo observa tiende a crear su complementario.

Aplicaciones de la teoría del color

La teoría del color no es exclusiva de las artes plásticas como la pintura. En realidad, la teoría de color está presente a en todo lo que implica algún tipo de diseño con color. Desde los platós de televisión hasta el desarrollo de diseño gráfico, pasando por el maquillaje o la fotografía.

Teoría del color en la pintura

El uso de la teoría del color en la pintura ha resultado fundamental y desde esta disciplina artística se han elaborado muchas de las teorías y modelos de color que hoy perduran. Hay corrientes de pintura que se han enfocado en el uso del color sobre el dibujo o la forma de la pintura. Muchos artistas crearon formas distintivas de utilizar el color dando un sello especial a sus obras. Hoy en día, es común utilizar una paleta de color armoniosa para crear pinturas equilibradas.

Teoría del color en la fotografía

En fotografía, la teoría del color tiene dos aplicaciones básicas. Por un lado, se emplea en la composición. Es muy efectivo tener conocimientos de la teoría del color para elaborar escenarios con gamas de colores armoniosas, por ejemplo en la fotografía comercial, publicitaria o en los catálogos. Por otro lado, la teoría del color es muy útil a la hora de efectuar retoques digitales en las imágenes y conseguir juegos de luces y colores interesantes.

Teoría del color en el cine

La teoría del color en el cine tiene un papel fundamental. Una de las formas más eficaces de dotar de ciertas cualidades a un personaje es vestirlo y rodearlo de colores determinados. Por ejemplo, un personaje oscuro, con tendencia a la tristeza, en el cine irá vestido con una paleta de colores fríos y probablemente los escenarios en los que viva serán, más o menos, de los mismos tonos. Lo mismo pasa al revés. Todo esto se realiza teniendo en cuenta los principios de teoría y psicología del color.

Teoría del color en el marketing

El mundo del marketing es otro donde la aplicación de la teoría del color es imprescindible. Precisamente, porque los colores se asocian con sensaciones y estás se asocian a los productos. Por ejemplo, una web sobre productos naturales, ecológicos y biodegradables, seguramente estará elaborada con una paleta en colores verdes y marrones. Son colores que asociamos a lo natural o a la tierra. Quizá la misma web elaborada en rojo y púrpura no tuviera mucho sentido y probablemente la sensación en el posible cliente fuera de menor confianza porque no lo vería coherente. Eso mismo ocurre con todo. Los colores elegidos para los productos y las campañas de marketing nunca son casualidad.

Teoría del color en el maquillaje

Por último, el maquillaje es una fuente de color en sí mismo. Normalmente, se usa con dos propósitos: o bien para resaltar la belleza de una persona o bien para acompañar un atuendo. Los desfiles de moda son un claro ejemplo de esto. El maquillaje se crea en conjunto con la intención de toda la colección y teniendo en cuenta los colores y los diseños de las prendas. Con las personas para igual. Hay paletas de colores nude, para fiesta, para pieles blancas y cabellos rubios, para pieles oscuras y cabellos morenos, para cabellos pelirrojos. Todas estas paletas están elaboradas de antemano y tienen en cuenta la teoría del color para conseguir un maquillaje que combine bien.

Como ves, la teoría del color nos rodea, ahora que lo sabes no volverás a mirar a tu alrededor con los mismos ojos.