La imprimación o imprimatura es un recubrimiento (fondo) previo que se aplica sobre una superficie para ser pintada posteriormente. Esta base funciona como un sellador que protege el soporte y adhiere la pintura para un mejor acabado. 

Beneficios de aplicar la imprimatura

  • La capacidad de esconder colores que existan previamente en la superficie
  • Sella y tapa los poros, de este modo se garantiza que la pintura final aplicada tendrá mayor durabilidad.
  • Reduce el gasto de pintura ya que evita tener que aplicar muchas capas de pintura para producir el producto final. 
  • Mayor adherencia de la pintura 
  • Evita la aparición de taninos en los soportes de madera
  • Tener una base que haga el color más firme y con mayor definición.
  • Protección en la superficie del soporte, evitando así problemas como los desarrollados por la corrosión u oxidación.

Adicionalmente, la imprimatura cumple un papel diferente según el material que se recubra. 

  • En la madera tiene una función selladora que ayuda a que la pintura se adhiera mejor. 
  • Sobre el metal previene la oxidación y la corrosión, 
  • En superficies de hormigón o yeso ubicados para prevenir las humedades y la aparición de manchas de moho.

¿Qué superficies requieren imprimatura?

Casi todas las superficies admiten una capa de imprimatura, pero existen una serie de materiales que la requieren:

  • La madera.
  • Los metales, básicamente el acero o el aluminio.
  • El hormigón y el yeso.
  • Las cerámicas.
  • El PVC. 

Tipos de imprimatura

Según sean las necesidades de los clientes, las imprimaturas suelen ser:

Básicas o de encolado transparente

Sirve para preparar tejido para un tratamiento posterior. Es una resina o encolado totalmente transparente que le va ha brindar al artista la posibilidad de  aplicar el tratamiento que desee a su pieza.

Universal

Es una imprimatura que permite al artista trabajar con cualquier técnica.

Absorbente o de base acuosa

Adecuada para técnicas acuosas por su nivel de absorción, proporcionando resultados muy similares al mejor papel.  A pesar de esta característica, puede también ser empleada para el trabajo en óleos.

Para el óleo o en base al disolvente

Es perfecta para trabajar tejidos ancestrales o más crudos porque gozan de una mejor penetración en superficies y materiales garantizando la protección y el sellado necesario a la pieza

Métodos de imprimatura

Los métodos de imprimación más conocidos son:

  • Imprimatura a la creta

Primeramente se diluye a baño maría 60 gr de cola de conejo y se separa una pequeña parte, para cubrir con una capa delgada el lienzo virgen, frotando con insistencia, asegurándose de que penetre bien.  Luego se mezclan 150 gr de Blanco de España y 150 gr de Blanco de zinc o de titanio con 1 litro de agua destilada . Una vez eliminados todos los grumos se añade la cola restante del baño maría. Se remueve hasta formar una pasta uniforme y se aplica sobre el soporte, una vez haya secado. Por lo general se suelen dar de 3 a 4 pasadas por soporte.

  • Imprimatura a la media creta

Esta técnica requiere: 

60 gr de cola de conejo troceada y reposada durante al menos 12 horas  

1 litro de agua destilada. 

150 gr de blanco de España, 

150 gr de blanco de Zinc o de titanio y 

25 cc de aceite linaza purificado y/o Barniz Dammar (previamente batida —opcionalmente— con una yema de huevo).

Se diluye a baño maría la cola de conejo y se aplica como una capa delgada sobre el lienzo virgen, del centro hacia los bordes. Debe frotarse con insistencia para que penetre bien y cubra toda la superficie. Luego, se mezclan los pigmentos (Blanco de España y Blanco de zinc o de titanio) con agua destilada. Una vez eliminados los grumos se incorpora el aceite de linaza rectificado y/o Barniz Dammar hasta amalgamar el compuesto y se añade la cola restante. Se remueve hasta formar una pasta uniforme y se aplica sobre el soporte, una vez haya secado. Por lo general se suelen dar de 3 a 4 pasadas por soporte.

  • Imprimatura al óleo

Consiste en aumentar la cantidad de aceite de linaza en la base que se usa en la imprimación a la media creta. Según se desee una base más o menos grasa. Se mezclan el Blanco de Titan(75%) y el Blanco de Cinc (25%) en aceite de linaza.  La aplicación es de dos capas cruzadas y delgadas, dejando transcurrir unos 8 a 10 minutos de la primera mano a la segunda.  La segunda capa requerirá un periodo de un mes para secar, por lo menos, antes de pintar sobre ella.

  • Imprimatura a la caseína

Se mezclan 50 grs. de polvo de caseína, en 125 ml. de agua caliente. Se elabora una solución de 15 grs. de carbonato de amonio en poca agua y se añade a la mezcla. La mezcla entra en efervescencia, desprendiendo ácido carbónico. Se agita ligeramente y  se añaden otros 125 ml. de agua para obtener la solución definitiva. La imprimación de caseína necesita un apoyo fuerte, por ejemplo tabla, cartón o lienzo espeso. A causa de su fuerte poder adhesivo, se puede adelgazar la cola de caseína con 2/3 partes de agua, aunque no es indispensable.  Los fondos de caseína se prestan magníficamente para la pintura al óleo y al temple, pero tienen que aplicarse todas las capas con extrema delgadez.

  • Imprimatura acrílica

Funciona bien con todos los medios al agua y acepta los de óleo, sin embargo, el gesso es el preferido para la pintura acrílica. Al secarse, forma una película impermeable y muy flexible. Se aplica el gesso en capas finas utilizando una brocha ancha de pelo blando. Una vez seco, se lija suavemente con una lija fina y se  aplica una nueva capa, perpendicular a la anterior. 

Recomendaciones

  •  Es importante después de cada Imprimatura, pasar una espátula entre la tela y el bastidor, para evitar que esta se pegue a la madera.
  • Al hacer las mezclas, nunca debe llegar al punto de cocción (hervir). Si no, esto podría estropear el producto.
  • La cola de conejo se puede pudrir, por lo que debemos guardar la mezcla en la nevera.
  • La yema de huevo no es indispensable en el proceso, se utiliza únicamente para que mezcle mejor la cola y el barniz.
  • Según la textura que deseemos conseguir (textura de lienzo, fondo fino, etc.) aplicaremos la imprimación solo a espátula o con pincel en varios sentidos.
  • Si tenemos muy claro el tono en el que queremos trabajar, podemos cambiar el blanco de titanio (total o parcialmente), por el todo de color que así deseemos: almagra, negro, etc.
  • El secado de las capas de imprimación, debe ser natural al aire, evitando la exposición al sol o fuentes de calor, ya que esto produciría el agrietado de la base.
  • Además, se debe mantener el soporte en posición horizontal hasta el secado definitivo.