El empleo del claroscuro, es indispensable para conseguir  cuerpo y volumen en las formas. Lo que es posible a través de la aplicación de los distintos valores  y tonos de sombra. Los valores tonales nos indican el aspecto de  un espacio en un momento dado.

Se conoce como claroscuro o técnica del claroscuro, a la utilización o  manera de aplicar sombras y luces en una pintura. Se emplea para causar un efecto de contrastes en la misma. Resaltar puntos o elementos en la obra que ayudan a distinguir y provocar efectos visuales de formas, modelado y relevancia. El claroscuro busca representar de manera exacta los objetos de la obra en tiempo y espacio. Proporcionándoles notabilidad a partir del perfeccionamiento de sus áreas de luz y de sombra. Su mayor utilidad es aplicar contrastes para desarrollar efectos del modelado y el relieve. 

Origen de la técnica claroscuro

El artista italiano Caravaggio, en su empeño por librarse de la pintura de modelo, se impuso con severidad el reto de captar la realidad, cada detalle, cada sutileza de una situación. En el modelo la luz es fija, es artificial. Este tipo de luz reduce las insinuaciones que están latentes en los espacios naturales.  Pero cuando Caravaggio desafía la realidad, lo primero que tiene que resolver es la profundidad de los personajes o cosas, para darles su justo tratamiento. Debe también, establecer los tiempos de la acción (tarde, mañana, noche) y la temperatura de las locaciones.

Este fabuloso artista, revolucionó el arte de su tiempo ya que empleó la luz como recurso pictórico. La luz le proporcionó a la obra de Caravaggio impresión y dramatismo en las escenas de la pintura. Una gran diversidad de contrastes entre luces y sombras, se encuentra presente en sus más grandes emblemáticas y sofisticadas obras artísticas. 

El propósito del Claroscuro

La técnica del claroscuro busca un balance en la distribución de la luz y las sombras en una pintura. De manera que se complementan creando una unidad significativa. El claroscuro en el dibujo como en la pintura, consiste en la aplicación de distintos valores a cada tono o color.  Haciéndolos más puros o menos puros.  En el dibujo, implica transitar el camino entre el blanco y el negro, pudiendo incluir a ambos, para establecer los bordes  y dimensiones de cada elemento. 

La técnica conquistada por Caravaggio formó parte importante en el tratamiento que le darían al color movimientos y artistas de la época. 

Una forma de claroscuro, es el sombreado. Su función es romper el vacío (la uniformidad de la superficie del dibujo) para exaltar las formas y dar un aspecto realista. 

Los valores tonales

Los  llamados valores tonales son las apariencias visuales o gradaciones de colores entre un tono y otro que posee una superficie en un momento dado. El concepto de valor se refiere a la cantidad de luz que refleja  un color o un acromático. Se dividen en valores altos, medios y bajos. 

Los altos son  aquellos que reflejan mucha luz o son más claros. Agrupa  los valores que van desde el blanco hasta la claridad baja. 

La clave media agrupa los valores que se encuentran en el sector medio del degradado. Van desde la claridad baja hasta la oscuridad alta o baja

Los valores bajos van a reflejar poca cantidad de luz, por lo que son más oscuros. Van desde la oscuridad al negro. 

Tipos de claroscuros

Existen tres escalas de claroscuro, las cuales son:

  • Acromáticas
  • Monocromático 
  • Policromático 

Acromáticos

Es el tránsito de la luz hacia la oscuridad. Esta escala no posee colores físicos. Sus valores son los relativos a los tonos entre el blanco y el negro (blanco, negro y gris).

Monocromático

Es la representación que se hace a través de tonalidades o valores  de un color puro hasta llegar al blanco. En este sentido se percibe claramente cómo interviene la luz en el trabajo que se realiza, permitiendo la formación de tonos fuertes y suaves. 

Es el tránsito de un color desde la oscuridad hacia la luz. Los valores más comunes son los relativos a los tonos acromáticos (blanco, negro y gris)

Policromático

Es aquel en que las imágenes o representaciones mantiene el color natural o primario de los objetos; es decir no cambia el color solo cambia el tono en algunas líneas, como se puede detallar en las imágenes que se adjuntan; cabe destacar que el policromático utiliza no solo uno, sino una gran variedad de colores manteniendo el sombreado y la luz según se desee.                   

Zonas del claroscuro

Las zonas del claroscuro se producen cuando la luz natural o artificial incide sobre el cuerpo. Entre ellas:

Iluminación clara.

Esta zona identifica la parte que recibe los rayos de luz en forma directa al objeto iluminado.

Penumbra.

También llamada medio tono opaco. Esta zona identifica la zona intermedia entre la zona clara y la zona oscura, va desde la clara y hasta la oscura pasando por variedad de grises.

Oscura

También llamada sombra propia, es la zona que no recibe ningún rayo de luz, y se mantiene oscura.

Proyectada

Esta zona identifica la sombra que un objeto proyecta sobre otros objetos o sobre la superficie donde se encuentra.

Reflejo de claroscuro

Esta zona es la parte que recibe la luz que reflejan otros cuerpos que la acompañan.