+34 911878700

La pintura acrílica es muy utilizada en el arte post moderna especialmente porque se puede utilizar prácticamente sobre cualquier superficie. Y eso ha sido una gran ventaja en épocas de pandemia.

Es una excelente opción para cualquier artista que quiera probar nuevos materiales y experimentar con colores vibrantes llenos de expresión. Puedes asistir al curso de pintura acrílica que tenemos disponible todo el año. Sin embargo, no está de más conocer algunos datos sobre este tipo de pigmento que traemos para ti en nuestra escuela de pintura y dibujo en Madrid, El Taller de La Salamandra.

¿Qué es la pintura acrílica?

La pintura acrílica es un tipo de pigmento elaborado con una emulsión de polímeros acrílicos, es decir “plásticos” o derivados del látex que colorean. Es un tipo de pintura que húmeda se puede disolver en agua pero que seca rápidamente y una vez seca cambia ligeramente el tono y se hace resistente al agua.

Tiene muchas ventajas o beneficios por lo que muchos maestros la utilizan para iniciar a sus alumnos actualmente. Uno de los más laureados es que no necesita disolventes a pesar de que esté hecha a base de polímeros porque se puede disolver en agua mientras trabajamos. Es fácil de usar, es económica y sumamente versátil porque permite utilizar distintos materiales al mismo tiempo.

Otra de sus ventajas es que seca rápidamente, permitiendo trabajar en capas más eficientemente que con otros materiales. Es decir, demoras menos en terminar tus piezas. Y cuando se secan quedan flexibles pero insolubles. Esto también es una dificultad porque implica adquirir destreza para evitar tener muchas correcciones.

¿Qué necesito para trabajar con pintura acrílica?

Este material es muy fácil de utilizar y requiere de los implementos básicos que cualquier pintor o aprendiz debería tener en su estudio.

Es decir, algunos pinceles, una huevera o paleta para mezclar y matizar los colores, una superficie donde trabajar, un paño o papel para secar, agua para disolver y por supuesto, las pinturas. De allí en adelante todo lo que puedas tener para mayor confort o comodidad será a tu criterio o experiencia. De modo que puedes contar con caballetes, delantales, distintos tipos de grosor en los pinceles, y otros materiales para texturizar.

Debes tomar en cuenta que no todos los tipos de pintura acrílica son lo mismo. Va a depender del uso que le quieras dar porque consigues en el mercado varios grados de espesor, desde la pasta hasta pintura acrílica líquida.

También ten en cuenta que la paleta básica son el blanco, el magenta, el amarillo y el cyan. A partir de los cuales puedes matizar, mezclar o disolver según tu conveniencia cuando estás empezando y no tienes una amplia gama de opciones.

Los pinceles de nylon o sintéticos son los mejores para el acrílico. Pero esto es una condición que no es limitante, depende básicamente del acabado que quieras lograr porque la cerda no se dañará con el disolvente.

La pintura acrílica se disuelve en agua antes de secarse.

¿Cómo se utiliza este tipo de pintura?

Desarrolla la idea de lo que deseas plasmar y si es posible realiza antes el boceto. Recuerda que este tipo de pintura seca rápidamente y no te irá muy bien cambiando de proyecto a cada rato.

Utiliza tu paleta para colocar los colores que vas a utilizar y si es necesario disolverlo o mezclarlo, procura hacerlo también antes. Recuerda que antes de impregnar el pincel con la pintura debes humedecer la punta y retirar con el paño el exceso de humedad. Lo más apropiado es que tengas para cada escala o paleta de colores un pincel que te ayude a matizar sin necesidad de remover toda la pintura cada vez que cambias de color.

Debes contar con al menos la paleta básica de 4 colores y sustituir el color negro por los azules, violetas, púrpuras y grises. Especialmente cuando quieres construir paisajes más calmados y sutiles.

Mientras no utilizas un pincel que tenga pintura puedes cubrirlo con un papel plástico y lavarlos inmediatamente cuando termines para que no se seque el acrílico.

Gesso  Acrílico

El gesso acrílico es un recubrimiento con el que se preparan los lienzos para facilitar el agarre de la pintura a la superficie.

Se realiza con carbonato de calcio y látex para fijar la absorción de la capa de preparación o imprimatura.

En el caso de la pintura acrílica, no es obligatorio preparar el lienzo antes. Esto ocurre porque tiene la propiedad de adherirse a casi cualquier superficie sin ningún problema, lo que evita el uso obligatorio del Gesso acrílico o de la imprimatura. Sin embargo, has de tener en cuenta que un lienzo «en crudo» absorve mucho más, de modo que gastarás más pintura y durante una buena parte del proceso puede transparentarse la tela, hasta que hayas dado capas muy cubrientes.

Si quieres conocer más sobre la pintura con acrílicos en Madrid, síguenos la pista por las redes sociales. Y no te pierdas los cursos de pintura que tenemos para ti en Taller Salamandra.

Abrir chat
1
Te atiende Alejandro
Hola, soy Alejandro 👋
Te ayudo en lo que necesites