Hay muchas técnicas para enseñar a tu niño a dibujar, y aunque siempre es bueno contar con un profesional que te guie, hay algunas cosas que puedes hacer desde casa.

Práctica la observación

Consiste en enseñar a tu hijo a plasmar en un papel lo que sus ojos pueden ver.

La ventaja de esta practica es que puede dibujar tantas cosas como desee y además ir perfeccionando con la práctica.

Para lograrlo, puede utilizar las figuras geométricas como guia o rayas paralelas para hacer el boceto que podrá borrar al finalizar el dibujo.

Jamás lo presiones, deja que su imaginación haga su magia y motívalo a dibujar cosas nuevas con mayor nivel de dificultad cada vez.

Sólo asegúrate de contar con colores, lápices, y hojas suficientes para que pueda sentirse cómodo desarrollando la creatividad y la imaginación.

Práctica las formas. 

Aunque en la naturaleza no existen las líneas rectas, hay muchos objetos en casa que pueden emularse con la geometría.

Enseñar a tu niño a dibujar implica ayudarlo a ver la similitud que tienen los objetos cotidianos con la geometría.

Por ejemplo, un televisor puede ser dibujado cuando plasmamos en la hoja un rectángulo.

Lo mismo sucede si queremos dibujar una naranja, realizamos un circulo que sirva de guía para los detalles posteriores.

Otra técnica muy útil es mirar los objetos desde distintos ángulos.

Esto le dará a tu hijo una noción del espacio y sus dimensiones que con el tiempo cuando tenga la edad suficiente podrá plasmar en su lienzo.

Ten a la mano muchos tipos de materiales, colores y texturas.


Acompáñalos

Acompañarlos quiere decir orientar su proceso.

Cuando aprendemos a dibujar lo hacemos tomando como referencia los objetos del medio independientemente que después, en una etapa más avanzada sea la imaginación quien nos guie.

Esto quiere decir, que podemos ayudarle a afinar el ojo y lo podemos hacer preguntando cosas como ¿cuál es la parte más ancha y cuál es la más delgada? O ¿En que parte es más claro y que parte es más oscura?

Aunque los niños aprenden por imitación, en el dibujo aprendemos por práctica, observación y asociación, así que evita hacer comparaciones y motívalo a prácticar.

Experimenta

Hay muchos recursos para enseñar a tu niño a dibujar, y también muchos materiales, hay pinturas, acuarelas, carboncillo, grafito por nombrar solo algunas.

Aunque las posibilidades son muchas, es importante ir aprendiendo con uno a la vez, pues cada material tiene técnicas y posibilidades diferentes que deben entrenarse.

Sugiere iniciar por lo más sencillo y deja que pueda experimentar.

Puedes alentarlo a ilustrar alguna historia que inventen y a crear un cuadernillo de cuentos.

¿Cómo enseñar a tu niño a dibujar si es pre adolescente?

Cuando los niños están más grandes se interesan por la profundidad y la perspectiva.

Esto pasa porque ya cuentan con un cerebro más maduro, capaz de asociar imágenes y entender sus dimensiones espaciales.


Ellos comenzarán a dibujar líneas horizontales, sobreponer objetos y detalles exactos.

Asígnales secuencias espaciales, como dibujar un objeto desde tres ángulos diferentes.

Coloca formas geométricas de color neutral cerca de cada una para que puedan practicar el sombreado.

En esta edad, los niños ya empiezan a plasmar proporciones, sobretodo las relacionadas al cuerpo.

En este punto puedes enseñarle acerca de las proporciones anatómicas básicas para brindarle una idea de cómo se relacionan los elementos del cuerpo.

Sirve hacer autoretratos o dibujar fotografías. Y aunque puedan frustarse un poco porque no se vean tan reales sus dibujos.

Llegar a este nivel implica un nivel de avance y de percepción de los detalles que antes no podían ver.

Combate la decepción con nuevos retos

Es muy fácil para un adolescente desistir de la idea de pintar si algo no resulta como lo esperan, en ese caso es súper chévere motivarlo a aprender otras técnicas y estilos.

Expander su concepto de arte, es una gran herramienta para el futuro.

Dibujar abstracciones, puntos, historietas, grabados y hasta pintar con stencil es muy útil para mantener la atención de los chicos y reavivar su confianza.