La pintura al óleo es una de las técnicas más antiguas que existen para pintar cuadros. Sin embargo, para obtener los mejores resultados es importante saber cómo se diluye el óleo. Esto te permitirá dar a los colores la fluidez, la luminosidad y la resistencia necesarias para desarrollar una buena técnica. Para ello, en este post te ofrecemos todo lo que necesitas saber sobre cómo diluir óleo para pintar cuadros. Si deseas aprender de forma práctica el uso de estos materiales para el óleo, puedes asistir a las clases presenciales de óleo que impartimos en el Taller de La Salamandra.

Cómo diluir óleo para pintar cuadros

La pintura al óleo, como su nombre indica, es una pintura con una base aceitosa y de consistencia espesa. Por estas razones, los cuadros tardan mucho más en secar que con otras técnicas. Esto implica que se requiera de mayor dominio  para pintarlos. Sin embargo, de nada sirve esforzarse en desarrollar una gran destreza pintando si no tenemos conocimientos de base para diluir bien la pintura, ya que, por muy grandes que sean tus esfuerzos, no obtendrás buenos resultados en los cuadros. Por eso, este paso es fundamental.

Con qué diluir el óleo

Saber diluir el óleo es imprescindible para que puedas dar diferentes capas de pintura a tus cuadros. Las capas de fondo, normalmente, van más diluidas, son menos aceitosas y llevan más disolvente. Las capas siguientes, tienen cada vez más cantidad de aceite y se vuelven más gruesas, tardan más en secar, pero también son más brillantes. Para disolver el óleo para pintar hay tres disolventes principales que se ofrecen en el mercado con diferentes precios. El que no incluimos en esta lista es el «simil de aguarrás», que desaconsejamos por su toxicidad y fuerte olor.

  • Trementina: es el disolvente tradicional y el más utilizado. Tiene un doble uso, ya que se puede utilizar tanto para dar fluidez a la pintura como para limpiar posteriormente los pinceles y conservarlos bien. Es incolora y tiene un olor muy fuerte que no siempre es agradable, por lo que, siempre que se utilice, se debe pintar en un lugar que esté bien ventilado. Se encuentra en dos fórmulas, según su pureza: la esencia de trementina, más adecuada para las mezclas con el óleo, y el aguarrás puro, que se puede mezclar con la pintura y usarse para la limpieza de materiales.
  • Aguarrás mineral o white spirit: se considera el sustituto ideal de la trementina porque es más económico. Además, no es necesario adquirirlo en tiendas de arte especializadas, ya que se puede comprar en ferreterías, por ejemplo. También es transparente, tarda más en evaporarse y el olor sigue siendo muy fuerte, aunque no tanto como el de la trementina.
  • Disolvente sin olor: son disolventes que se han inventado casi sin olor, lo que es un gran alivio para las personas sensibles a los olores fuertes o que pintan en espacios pequeños y cerrados. Aun así, no son la solución ideal porque enmascaran su toxicidad y no se recomienda utilizarlos en espacios donde no haya ventilación ninguna. Para adquirirlos hay que acudir a tiendas de bellas artes especializadas.

Aceite para diluir óleo

No obstante, para diluir el óleo no solo basta con un disolvente como la trementina o el aguarrás. En realidad, estos disolventes se usan en conjunto con una cantidad de aceite que va variando en función del resultado que se desee con la pintura. Tanto el aceite como el disolvente ayudan a dar soltura la pintura y juntos forman en medio con el que se da fluidez a los colores de la paleta.

Hay varios aceites empleados para ayudar a diluir la pintura al óleo. En esta lista te mostramos los más habituales.

  • Aceite de linaza: se extrae de la semilla de lino. Es el más común y el que más usan los pintores y artistas que trabajan con óleo. Esto se debe a que es económico, seca más rápido y hace que los cuadros duren más. Una vez seco, este aceite forma una capa muy resistente que protege las pinturas. El único problema es que tiende a ser amarillento, por eso, tiene que usarse con moderación en los colores claros a los que puede teñir. Además, lo puedes encontrar en tres variedades diferentes: refinado, polimerizado o prensado. Cada una aportará unas cualidades a la pintura.
  • Aceite de amapola o adormidera: es un aceite que se utiliza para los colores claros porque tiene la ventaja de que apenas aporta color amarillo a las pinturas. Sin embargo, seca muy lento y no protege tantocomo el aceite de linaza. Aun así, es un aceite muy popular que se usa con bastante frecuencia.
  • Aceite de nuez: es un aceite que ya está en desuso, pero que antaño fue muy empleado por pintores. Es un aceite característico por la gran fluidez que aporta a la pintura y respeta la luminosidad propia de los colores porque tiene una menor tendencia al amarillo.
  • Aceite de cártamo: es un aceite que se emplea a menudo para trabajar con colores claros porque tampoco amarillea mucho. Sin embargo, es un aceite de secado lento, igual que el de amapola. Este dato es importante porque después de dar una capa de color mezclado con este aceite, no podrás aplicar otra encima con aceite de linaza. Por eso, los aceites de secado más lento se recomiendan para cuadros que se hacen con una única capa de pintura.

Pasos para diluir la pintura al óleo

Saber cómo diluir óleo para pintar cuadros es fácil si eliges los materiales adecuados y sigues los pasos correctos para hacerlo. En realidad, con el tiempo verás que se convierte en algo mecánico e intuitivo dependiendo de la capa de pintura que estés aplicando. Los pasos son muy sencillos.

Cómo diluir el óleo para pintar cuadros, guía paso a paso

  1. Prepara un recipiente pequeño, donde puedas mojar fácilmente el pincel, y échale una cantidad de disolvente. No es necesario que esté lleno hasta arriba con la mitad o menos es suficiente.
  2. Para la primera capa, que suele ser más fina y fluida, se utiliza la pintura al óleo diluida solo con el disolvente.
  3. Aplica el color tal y como sale del tubo en la paleta.
  4. Moja el pincel en el disolvente.
  5. Mezcla el pincel con el color de la paleta de forma homogénea y ya puedes pintar.
  6. Eso lo tendrás que repetir conforme se te vaya acabando el color de la paleta y tengas que echar más. Tú tendrás que controlar la fluidez de la pintura.
  7. Dependiendo de la técnica que uses, para las capas posteriores tendrás que tener la pintura fluida, suave, con textura y brillante. Para eso, al recipiente con el disolvente tendrás que ir aplicando cada vez más cantidades de aceite y formar lo que se conoce como “medio”.
  8. Las primeras capas posteriores a la inicial, tendrán un medio con menos aceite, cuya cantidad irás aumentando gradualmente conforme apliques más capas. Cuando lo tengas preparado, harás lo mismo que en el proceso anterior, mojar el pincel y mezclar con el color de la paleta.
  9. Cuando llegues a la última capa lo ideal es que en tu recipiente tengas un medio que sea una mezcla con la mitad de aceite y la mitad de disolvente. Repetirás el mismo proceso, mojando el pincel en el medio y luego mezclándolo con los colores de la paleta hasta que termines de pintar el cuadro.

Preguntas frecuentes sobre cómo diluir óleo

Diluir el óleo es parte fundamental para la técnica. Influye en el tiempo de secado y el los resultados obtenidos en la pintura. Es normal que cuando se empieza a pintar surjan dudas para tratar de entender con qué se diluye el óleo, si es necesario diluirlo siempre e incluso para ver si se utilizar materiales caseros y abaratar los costes.

¿Se puede pintar con óleo sin diluir?

El óleo se puede emplear sin diluir, tal y como sale del bote, según los resultados que desees lograr. Si lo utilizas de esta manera, obtienes una pincelada gruesa, que adquiere textura facilmente. Muy adecuado para los resultados expresivos en los que el trazo y el material toman un mayor protagonismo. Se puede aplicar con técnicas a pincel, y también usar espátulas.

¿Se puede diluir el óleo con aceite de oliva?

Muchas personas se preguntan si sería una buena opción emplear aceite de oliva para diluir el óleo. La respuesta es no. Cuando la pintura está diluida con aceite de oliva directamente no seca.

Ahora ya sabes todo lo que necesitas para entender cómo se diluye la pintura al óleo. Solo es cuestión de que lo pongas en práctica y des rienda suelta a tu talento.