¿Por qué combinar los colores?


Los cuadros que consideramos hermosos son esos donde cada color ayuda a los colores que están a su alrededor a brillar, a resaltar. Son los que nos invitan a very a contemplar.
La sensación de tranquilidad o calma que percibimos al mirar varios colores es el resultado de la  armonía cromática.

La armonía cromática es importante debido a que es el fenómeno que un pintor debe producir para que el espectador sea cautivado por su pintura.
Sin importar el estilo o la técnica que se emplee, todo pintor aspira cautivar la mirada del que mira y la valoración de su obra será medida a través del nivel de placer que produce en el espectador.
Para alcanzar la armonía cromática es necesario combinar y coordinar los diferentes valores que un color adquiere en una composición y eso se puede logra aplicando un conjunto de técnicas y leyes de la percepción visual.

Lo que vemos en una composición no es sólo el producto de  lo que el pintor hace, es más bien, el producto de lo que nuestra mente hace con lo que ve, por esta razón, cada pintor debe conocer como combinar los colores y cómo se influyen y alteran entre si.

Existen dos grandes manera de componer el color en una  obra:

  • Por Armonía: que consiste en trabajar un tono (color puro sin pigmentos blancos o negros añadidos)  con sus variaciones y la combinación de éstos tonos con tonos próximos.
  • Por Contraste: que consiste en trabajar tonos opuestos en una misma composición.

Para establecer con claridad la relación existente entre los distintos colores se usa la rueda de colores.

 

 

Tipos de Armonías

Hay algunos trucos ara combinar los colores, los tipos de armonías pueden ser:

Armonía de Análogos

Los colores análogos ocupan posiciones inmediatamente próximas en la rueda de colores.  Estas combinaciones prevalecen en la naturaleza, son por ejemplo distintos tonos de verde y amarillo.

 

Armonía de colores complementarios o de contraste

Son los que ocupan posiciones opuestas en el círculo o rueda de colores.

Estos colores pueden dividirse en:

  • Complementarios divididos: partiendo de un color dado  se trabajará su relación con los colores inmediatamente adyacentes al color que le hace contraste o complementario.  Puede utilizarse también el complementario y sus adyacentes o sólo los adyacentes al complementario.
  • Doble armonía de complementarios: partiendo, mínimo, de dos colores inmediatamente adyacentes se trabaja también con sus colores  complementarios.
  • Armonía de tres colores o triada: partiendo de un color se trabaja con dos colores complementarios equidistantes entre sí.  Estas combinaciones pueden ampliarse para seis o más.

El contraste también puede trabajarse en la escala de claro-oscuro donde hay uno o varios colores de un tono aproximados al blanco y varios colores aproximados al negro, uno de los extremos es el blanco y el otro extremo es el negro.

Otro recurso es el contraste de saturación, aquí tenemos un tono puro y una variedad de tonos puros saturados opuestos a blanco, negro o gris u otros colores complementarios

En el espacio existe el contraste de cantidad que contrapone lo grande y lo pequeño para lograr un equilibrio.

Es importante hacer notar que el tono puro siempre debe ocupar una pequeña porción del espacio debido a que la extensión de un tono en la imposición debe ser inversamente proporcional a su intensidad.

Por último podemos trabajar la complementaridad entre los tonos cálidos y fríos, siendo la gama de  tonos cálidos los rojos, naranjas y amarillos y los tonos fríos los de la gama de verdes, azules y púrpuras.

La triada de colores

Toda armonía cromática se estructura sobre la base de tres tonos o colores. Un dominante, un tónico y un mediador.

  • El dominante: es el de mayor extensión y sirve para destacar los colores de la composición, por eso es el más neutro de los tonos.
  • El tónico: es el más vigoroso de la composición y es complementario del dominante.
  • El mediador: como su nombre lo indica cumple la función de mediar entre el dominante y el tónico.

 

Todo curso de artes y pintura, debe tener en su contenido lo relacionado al manejo del color, pues es fundamental para poder crear los efectos capaces de deleitar el ojo humano.